¿Quién sabe?

Yo no nunca perdí el control. Estás cara a cara con el hombre que vendió al mundo